Cómo enfocar mi estrategia para mejorar las cobranzas

Una lucha constante para toda empresa es gestionar sus cobranzas de una forma que permita mantener el equilibrio desde que se invierten sus primeros recursos hasta lograr la salida a la venta de su producto.
En el ámbito de la gestión empresarial, muchos expertos han definido desde ahí la necesidad de crear una estrategia de cobro que en el largo plazo permita mantener el nivel de deuda controlado. Desde ahí se puede comenzar a enfocar una definición de cómo proceder con nuestros deudores.

Acelerando la cobranza
Un punto de partida puede encontrase en el proceso de facturación. Lo mejor es asegurarse de conseguir todas las instrucciones de pago referentes a las órdenes recibidas desde cliente y seguirlas tal cuál se estipulan. Entre estos datos se encuentran los números de orden de compra y la información de contacto completa del encargado de estas cuentas por cobrar. Además, se recomienda facturar el mismo día en que se entreguen los productos o mercancías transadas, enviando la factura por medio electrónico.
¿Te interesa profundizar en la gestión de la facturación electrónica? Recuerda que Manager puede ayudarte gracias a su herramienta Manager ERP, que le da mayor agilidad a estos procesos.
Otra forma de acelerar los procesos de cobranza es implementar múltiples opciones de pago para los clientes, permitiendo acceder a los pagos más pronto. Entre las vías a considerar está el aceptar las tarjetas de crédito y los pagos por medio de transferencias bancarias. ¿Cómo incentivar a tus clientes? Una buena idea es ofrecer alguna oferta, como por ejemplo un descuento del 3% para quienes realicen sus pagos dentro de 10 días a contar de la fecha de facturación.
Buena parte de la gestión de cobranza también consiste en mantener un seguimiento constante de las facturas por cobrar, ya que al ser pagos con fechas que pueden llegar incluso hasta los 90 días, muchos clientes pueden olvidar, postergar u obviar sus obligaciones de pago. Una buena gestión sería el comprobar la recepción de la factura el día siguiente a haberla emitido y volver a contactar al destinatario dos semanas antes de que se venza el plazo de pago.

Deja un comentario