¿Por qué preferir la facturación electrónica para tu empresa?

Actualmente el uso de la factura electrónica es opcional para los contribuyentes de pequeñas, medianas y microempresas, pero esta medida al aprobarse como ley se estimó como obligatorio con plazos diferidos para los distintos tipos de organizaciones.

En términos sencillos, la facturación electrónica lo que permite es dejar en el pasado las tradicionales facturas de papel para pasar a un sistema digital que permite optar a grandes beneficios para las empresas. En la documentación que debe emitirse de manera electrónica se contempla además las notas de crédito y notas de débito.

Esta alternativa de facturación permite a las empresas, entre otras cosas, agilizar sus procesos de negocio emitiendo de forma prolija y oportuna los documentos exigidos. También se mejora la relación proveedor/cliente, se libera a la empresa de cargas tributarias y les permite diferir la declaración de IVA pasando del 12 de cada mes al 20.

Por otro lado, la tecnología permite que se ahorren una serie de trámites que antes significaban horas en las oficinas del Servicio de Impuestos Internos para el timbraje de documentos. Ahora la autorización de folios se realiza por Internet lo que permite disponer mejor de su tiempo y ahorrarse los costos de traslado.

Con talonarios de facturas físicas también estaba vigente el riesgo de pérdida de estos documentos timbrados. Con la facturación electrónica la empresa no corre estos riesgos y además se puede validar fácilmente los documentos tributarios recibidos por esta modalidad.

Ahorro monetario para las empresas

El que la empresa cuente con un sistema de facturación digital contribuye un beneficio económico importante para ella. No sólo se trata de ahorrar tiempo en trámites que ya no son necesarios, sino que además permite centralizar la tarea de facturación.

Monetariamente hablando también constituye un ahorro importante en papelería, la impresión de estos documentos, el timbraje y almacenamiento. Se da una relación más fluida entre el emisor y receptor de la factura, sin tener que invertir en el transporte físico del documento por mensajería propia o con empresas externas.

De acuerdo al calendario oficial del Servicio de Impuestos Internos, desde agosto del 2016 la facturación electrónica será obligatoria para las pymes de zonas urbanas, es decir empresas que facturan cifras superiores a las 2 mil 400 UF e inferiores a 100 mil UF.

El software de facturación electrónica de Manager posee un modelo de gestión flexible que se adapta a empresas de todos los tamaños y les permite aumentar su rentabilidad. Es una herramienta que facilita la emisión, recepción y almacenamiento de documentos tributarios electrónicos, sin duda un aporte medible a la optimización de procesos de negocios de la organización.

Deja un comentario